El aullido yihadista

El Estado Islámico acaba de confirmar la autoría de su última obra macabra a través de la red de noticias Al Amaq. Se acabaron las especulaciones sobre el perfil del conductor que el pasado lunes mató 12 personas e hirió a otras 50 en un mercado navideño de Berlín.

lobo_feroz-1024x768

El grupo que dirige Abu Bakr al Baghdadi atribuye la ejecución del atentado a un soldado del califato instaurando de nuevo sobre Europa el aullido de sus lobos solitarios. El ataque responde a los últimos bombardeos de la coalición internacional que trata de derrotar al grupo terrorista en sus bastiones de Siria e Irak. Un conflicto que marca la actualidad diaria y reaviva el debate sobre las acciones militares en la zona.

El viaje del terror

Es el tercer atentado donde el EI recurre al uso de vehículos como arma mortífera. Este caso nos devuelve al recuerdo lo sucedido en Niza el 14 de julio en el que Mohamed Lahouaiej (tunecino afincado en Francia) acababa con la vida de 85 personas después de arrollarlas con un camión de gran tonelaje durante la celebración de su fiesta nacional. 4 meses más tarde, Abdul Razak (un estudiante somalí) atropellaba con un coche familiar y a continuación apuñalaba a varias personas en el campus de la Universidad de Ohio.

trafico-coches-retenciones-080514

El uso de medios de transporte como arma yihadista se ha convertido en un recurso más a la hora de ejecutar atentados en occidente, y la idea no es nueva. Si retornamos a los orígenes de Al-Qaeda recordaremos la carta de presentación de Bin Laden. El ideólogo del 11-S diseñó la más siniestra forma de golpear a la sociedad estadounidense secuestrando y estrellando dos aviones contra el World Trade Center. Años más tarde en nuestro país, Rabei Osman El Sayed (El Egipcio), nos presentaba otra nueva modalidad, los trenes como recurso yihadista en el 11-M, arrasando con la estación de Atocha y cercanías.

Maceteros, bolardos y más policía

Como medida de prevención, esta misma mañana el Ministro de Interior anunciaba la cooperación con las entidades locales con la intención de redoblar la seguridad ante este tipo de acciones. La solución inmediata pasa por instalar grandes maceteros y bolardos en los accesos a las zonas de gran confluencia de público, además de aumentar la presencia policial y bloquear con sus coche patrulla la entrada de otros vehículos.

1-madrid-es_

Por lo tanto, no estamos ante un nuevo modelo de atentado aunque si uno muy eficiente sino el que más. Y a pesar de que las medidas de seguridad se hayan endurecido, resulta verdaderamente difícil prevenir este tipo de acciones que pueden llegar a  transformar cualquier objeto cotidiano en un arma mortífera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *