El sofá más bonito del mundo

El proyecto internacional The World At Night, premia cada año el cielo nocturno más espectacular del mundo. En 2015, Dani Caxete presentó esta espectacular fotografía tomada en los acantilados de Loiba (Lugo) que pasó a convertirse en una de las mejores fotos del TWAN.

loiba-cielo--644x362

TWAN. Dani Caxete

Más allá del impactante vista y la técnica empleada, un elemento de la fotografía pasó a cobrar un especial protagonismo, el banco. Este particular asiento de madera pronto alcanzó el título de “banco más bonito del mundo” logrando una frenética difusión en los medios informativos y RRSS.

Desde entonces, al banco de Loiba han surgido serios competidores a lo largo del litoral gallego. El último de ellos se instaló en el alto de Cedeira (Redondela) ofreciendo una panorámica majestuosa sobre la Ría de Vigo.

bancoredondela

Farodevigo.es

Parece ser que esta rivalidad por alcanzar el trono del “más bonito del mundo” sobrepasa fronteras y ya se ha convertido en un fenómeno vírico que llega incluso a la capital del Reino.

Esta misma mañana en Madrid me encontré con otro banco que intenta formar parte de este ranking tan singular. Lo encontré instalado en plena vía pública y se diferencia notoriamente de los anteriores toscos asientos de madera ya que se trata de un sofá de piel, blanco, más confortable y elegante que sus antecesores.

IMG_4746 (1)

josempuig

Las vistas tampoco tienen nada que envidiar. Desde  “el sofá más bonito del mundo” se puede admirar la profundidad del color verde de una tela plástica sostenida por un laborioso cosido metálico en una alambrada. También se divisa el colosal cartel de una promotora urbanística que preludia una inminente edificación.

Creo que deduje correctamente el significado artístico de esta obra: Oda a la naturaleza artificial, artesanía, “progreso” urbanístico… Aunque tengo que reconocer que por un momento tuve serias dudas.

Incluso llegué a pensar que “el sofá más bonito del mundo” podría ser una una simple estafa cultural y realmente tratarse de un residuo urbano que, por dejadez humana o falta de adaptación a la normas comunitarias, fue abandonado por su propietario sobre la superficie de una acera en la que a duras penas pasaría ahora una persona en silla de ruedas.

A pesar de mi sentimiento receptivo, todas mis dudas se disiparon cuando me percaté que tan solo a 290 metros, 4 minutos a pie calculado con Google Maps, se encuentra un Punto Limpio Fijo del Ayuntamiento de Madrid.

Otra vez, este sofá volvía a ser “el sofá más bonito del mundo”.

Category: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *